Maderas brasileñas: Autenticidad, calor e historia

La madera brasileña representa la riqueza, la belleza y la fuerza de un país que ha experimentado profundos cambios en la búsqueda de la consolidación de su autonomía cultural. Uno de los símbolos del Movimiento Modernista en Brasil, la materia prima llevó la valorización del patrimonio local al centro de las discusiones sobre arte y diseño. Inspirando obras que se consideran un verdadero hito en arquitectura y decoración, desde muebles de vanguardia de Joaquim Tenreiro hasta obras icónicas de Oscar Niemeyer.

Uniendo la herencia de las tradiciones de la carpintería portuguesa con la diversidad y resistencia de uno de los materiales más abundantes en Brasil, diseñadores y arquitectos modernistas dieron adiós a los estilos pesados, importados y obsoletos de muebles que estuvieron vigentes en el país hasta principios del siglo pasado. Preocupándose, entonces, por crear piezas ligeras y ergonómicas, que se adapten a las particularidades y necesidades locales, que pudieran expresar mejor la cultura, la estética, los valores y la vivacidad brasileña de una manera sofisticada y elegante.

De esta forma, el lenguaje modernista, con el uso de la madera de origen nacional en destaque, influyó en el proyecto de la capital brasileña. Con la fundación de Brasilia señalando la confirmación del estilo en el imaginario nacional y también marcando el auge del mobiliario brasileño moderno. Nombres como Sérgio Rodrigues firmaron piezas que se convirtieron en verdaderos legados en la ciudad.

El calor brasileño representado en superficies acogedoras

Y, por supuesto, en un momento en el que empezamos a apreciar aún más lo que nos rodea, la elección por materias primas locales se convierte, una vez más, en una de las principales tendencias de estos nuevos tiempos, aportándonos el confort de reconocer el origen de lo que consumimos al sentimiento de pertenencia, orgullo y valorización de nuestro patrimonio. Sensaciones complementadas, aún, por una buena dosis de nostalgia por la nobleza, la exclusividad y todo el estatus intrínseco al uso de la madera brasileña de alta resistencia a lo largo de la historia.

Además, la diversidad de especies nativas permite que la madera tropical tenga un aspecto y una energía siempre atemporales. El calor representado por tonos calientes y una pluralidad de movimientos en vetas y catedrales que bailan de lo clásico a lo contemporáneo de una manera muy fluida, integrándose muy bien, incluyendo el aspecto frío de algunos otros materiales, como el hormigón, los metales y las piedras, que hoy tienen mucho éxito.  De hecho, la mezcla de estilos y materias primas es hoy una de las máximas en la decoración de los espacios.

Superficie brillante y de textura mediana, la madera de Jacarandá es una de las más valoradas en Brasil, siendo utilizada desde la época colonial. Su color varía del marrón oscuro al marrón rosado, con venas turbias y contrastantes, generalmente irregulares.

La intersección entre los mundos tecnológico y artesanal también aparece como parte de esta mezcla de estilos. Integrando superficies metálicas con las de aspecto natural, como fibras y, por supuesto, maderas. Una buena opción aquí son los diseños iluminados y con movimiento.

Madera con excelente brillo, Sucupira tiene un color marrón oscuro – rojizo a marrón – y viene en un tono dorado. Su textura es granulosa y gruesa con aspecto fibroso. También presenta estándares ondulados e irregulares.

Y no podemos olvidar que además de toda esta nostalgia cultural y artística, la búsqueda de un acercamiento con la naturaleza tiene la madera natural como protagonista de proyectos contemporáneos, que requieren superficies con formas orgánicas y poros suaves, así como diseños y colores más naturales, lo que agrada la vista y los sentidos.

Con una superficie lisa y poco brillante, la madera de Jequitibá tiene vetas rectas y un color que varía del rosa castaño al beige rosado o, aún, entre un beige rosado oscuro al marrón (caramelo u oscuro). Hay que señalar que el árbol Jequitibá es considerado la especie nativa más grande de Brasil, y puede alcanzar de 30m a 50m de altura.

Al otro lado del bosque

La preocupación de Impress Decor Brasil con el patrimonio cultural y natural brasileño eiro trasciende su cadena de producción. Además de invertir en investigación y tecnología para el desarrollo de revestimientos económicos y ambientalmente adecuados, Impress es consciente de su responsabilidad social. Entre diversas iniciativas, la empresa invierte en proyectos enfocados a la preservación y promoción de nuestra historia y biodiversidad, que llegan a las más distintas regiones del país y del mundo.

Y dado que el asunto son especies de maderas nativas de la flora brasileña, a través de la Ley Rouanet, Impress Decor Brasil tuvo la oportunidad de apoyar y auspiciar el documental “Do Outro Lado da Mata” (“Al otro lado del Bosque”), – presentando la abundancia de diferentes biomas y ecosistemas dispersos por Brasil, además de retratar el impacto causado por el hombre, como la explotación y la deforestación en estas regiones, en una obra sensible y muy necesaria. ¡Vale la pena ver!

ARTIGOS RELACIONADOS

Surrealismo y diseño: lo que el inconsciente nos ofrece en el campo de la creatividad

El diseño surrealista, originario del movimiento que nació en...

Tonos monocromáticos en el diseño de interiores

Para el ojo humano no hay espacio en sus...

La comodidad ante todo es la premisa para el hogar de hoy

Cada vez más nos damos cuenta de cómo la...

La ancestralidad como poder de la creatividad

Recuperar la historia de las civilizaciones antiguas y de...

Futurismo: lo que nos enseña sobre vivir ahora

El término futurismo, aunque se refiere a algo moderno,...

El arte antiguo de teñir con pigmentación natural

Brasil es sin duda el país con mayor biodiversidad...