Con más de 90 años de actuación en todo el mundo, en 2020 Impress Decor celebra dos décadas desde el inicio de sus operaciones en suelo brasileño, con mucha historia que contar y aún más novedades por venir. 

Desde la arquitectura de los grandes centros urbanos hasta los pueblos más recónditos. Desde pantallas de cine hasta ferias de barrio. Desde materiales altamente tecnológicos hasta tejidos tradicionales o lanas de animales típicos de determinadas regiones. Todo sirve de inspiración para las superficies decorativas de Impress Decor Brasil. Sin embargo, tan importante como las posibilidades de creación es la forma en que filtramos y trabajamos con estas referencias.

Siempre enfocados en ofrecer respuestas a los principales movimientos de comportamiento y tendencias en evolución a través de nuestras superficies, la inversión en tecnología y desarrollo de producto juega un papel central en todo el Grupo Impress.

La única empresa del sector con autosuficiencia para llevar a cabo el proceso de desarrollo de superficies decorativas aquí en nuestra unidad brasileña, Impress permite a los clientes involucrarse en numerosas etapas de creación, haciendo el desarrollo de nuevos productos mucho más ágil y asertivo. En consecuencia, esto ha permitido un salto muy significativo en diseño, competitividad y satisfacción del cliente en todos los puntos de las cadenas en las que actuamos.

El material ideal

Después de identificar los principales movimientos que están de moda – ya sea a través de workshops, estudios o la orientación de nuestros clientes —, nos dispusimos a materializar nuevos productos, comenzando por la búsqueda de materia prima adecuada. Y, po supueso, hacemos todo lo posible para encontrar la opción ideal para cada nuevo proyecto. Para ello, priorizamos nuestras búsquedas de materiales naturales que traduzcan la esencia de lo que buscamos.

Con el material seleccionado, evaluamos la necesidad de algún tratamiento para llegar al estándar planeado, ya que cuanto más nos acerquemos al producto in natura, más real será el resultado final del recubrimiento. Y las posibilidades de tratamiento son diversas: lija, barniz, sellador, sierra, chorro de arena, pulido… Exploramos el que mejor resalta o suaviza determinadas características.

Una vez tratado, se escanea en nuestros escáneres 3D de última generación, que capturan con precisión los detalles más minuciosos. Solo entonces comenzamos el proceso de digitalización del dibujo, abriendo un nuevo universo de posibilidades.

¡Hora de actuar! 

En un ejercicio muy interesante de redimensionamiento, corte y ajustes, que se parece más un montaje de rompecabezas digital, el equipo de Impress se reúne en nuestro  Design Center para una dinámica muy meticulosa hasta llegar a un layout adecuado y armonioso, libre de marcas de cortes y juntas aparentes. En este proceso también podemos evidenciar o borrar imperfecciones y otros efectos, de acuerdo con el lenguaje que queremos para el proyecto.

Con el layout finalmente aprobado, comenzamos los procesos más técnicos. El primero es la separación del dibujo. Es el momento en el que lo dividimos en dos, tres o cuatro canales de colores diferentes, para que luego podamos ajustarlos uno a uno, de acuerdo con el resultado buscado en el proceso que llamamos color matching digital.

El próximo paso es el grabado en los cilindros de rotograbado para que, finalmente, podamos iniciar el desarrollo de los colores en nuestra  Lab Machine — una máquina de laboratorio que permite la impresión de muestras, acortando procesos, minimizando fallos y optimizando costes. Basado en los parámetros de desarrollo que Lab nos proporciona, el dibujo está listo para producción y envío al cliente.

De hecho, un proceso muy detallado, pero ejecutado de forma extremadamente ágil y precisa, gracias a la alta inversión en tecnología y mano de obra realizada por Impress, permitiéndonos estar siempre preparados para las próximas grandes tendencias, en un flujo totalmente alineado con las demandas del mercado.